El exceso de luz en la planificación de la seguridad…

Article d’Anna Almícija, advocada i criminòloga.

Si te gusta la noche tanto como a mí entenderás que quiera que la noche siga siendo noche y el día día. Si convertimos la noche en día, ya no vale, pierde todo su encanto.  Si a las preferencias diurnas o nocturnas de cada uno,  le sumas que llenar la noche de luz es un grave problema ambiental, económico y social, deberíamos ser responsables y pensarlo muy bien antes de implantar soluciones mágicas que pasen por “poner más luz” como respuesta a todo (falta de ventas, evitar conductas indeseadas, prevenir el delito…)

En el ámbito de la seguridad eso es lo que ocurre. Aumentar el número de puntos de luz o la intensidad del alumbrado se ofrece como solución a los problemas de inseguridad ciudadana. Y en uno de los ámbitos en los que trabajo, la planificación de la seguridad con perspectiva de género, ya es una constante. La mayoría de marchas exploratorias para identificar puntos peligrosos en las ciudades, acaban con la conclusión de que es necesaria más y más luz para proteger a las mujeres. La cuestión es si realmente esa es una medida efectiva o estamos creando una falsa sensación de seguridad que no evita realmente el delito. Al contrario, hace que bajemos la guardia y seamos más vulnerables a ser víctimas.

Continua en : El exceso de luz en la planificación de la seguridad (o cómo pretender prevenir el delito con medidas poco eficaces y nada ecológicas). Una reflexión personal.

Aquesta entrada s'ha publicat dins de Sense categoria i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 4 10 ?